‘Les deux amis’ abre el SEFF 2015 con 17 películas en la sección oficial

SEFF 2015

Crónica 1 Juan Antonio Hidalgo

Comenzó una nueva edición del Sevilla European Film Festival, la duodécima. Una edición que cuenta con casi doscientas cintas (entre largometrajes y cortometrajes, ficción y documental, secciones a concurso y homenajes o ciclos). Este año la extensa sección oficial (nada menos que diecisiete películas), cuenta con alguna que otra curiosidad. Como que las tres entregas de una trilogía (la Arabian Nights del portugués Miguel Gomes) compitan entre sí por el Giraldillo de Oro. De hecho, todas se pueden ver de manera independiente, e incluso una de ellas (la segunda, para ser exactos) ha sido seleccionada por la academia portuguesa para concurrir a los Oscar del próximo año); o que padre e hijo se enfrenten entre sí, el primero (Philippe Garrel) con L’ombre des femmes, y el segundo con la que es su debut como director, Les deux amis para alzarse con el premio principal.

Es precisamente esta última la que ha servido para abrir las proyecciones del certamen este año. Les deux amis cuenta la historia (como su propio nombre indica) de dos amigos muy distintos entre sí, Clément y Abel. El primero, enamorado de una chica, Mona, que le da calabazas porque teme que descubran su secreto: que es una presidiaria que cada noche debe volver a prisión. Entonces le pide ayuda al segundo, mucho más experto en relaciones con las mujeres. Y, claro, como se puede intuir, surge una atracción entre ambos, lo que pondrá en peligro la amistad entre ellos dos.
La cinta habla de la amistad, de la mentira, de la libertad y su ausencia, de la vulnerabilidad… Hay momentos que hacen sentirse violento (el modo en que ambos tratan a la chica, sin llegar a la violencia física, es bastante molesto). Pero su principal problema es la indefinición. No sabemos dónde quiere llegar Garrel (que también coescribe y coprotagoniza la película), no sabemos qué quiere contar. Como cinta inaugural no es nada extraordinario, pero claro, viniendo de lo que venimos (el año pasado sufrimos, sí sufrimos, lo indecible con la española La ignorancia de la sangre), la cosa está bastante bien

Dentro de Las Nuevas Olas, sección que reune las nuevas miradas, los proyectos más arriesgados y las nuevas visiones dentro de la cinematografía contemporánea, vimos Dead slow ahead. Coproducción hispano-francesa dirigida por Mauro Herce que narra la travesía de un carguero de tripulación filipina que transporta trigo y tiene un accidente por el que pierde parte de la carga por el agua que entra en su interior. La cinta apabulla con imágenes poderosas y de gran belleza, y con una casi ausencia total de diálogos, centrándose en los sonidos y unas melodías minimalistas, pero se pierde un poco (o mucho) en los momentos en los que la tripulacion participa. Su nula experiencia interpretativa (no olvidemos que no son actores) lleva que sus escasas frases sean poco (o nada) creíbles. Además hay algunas secuencias (las llamadas telefónicas a los familiares en Nochevieja es la más clara) se hacen eternas. Y eso que la película solo dura setenta y cuatro minutos.

Por último, Rams (el valle de los carneros)la islandesa Rams (El valle de los carneros), insertada dentro de la Selección EFA, que recoge las mejores cintas europeas del año (las que más que posiblemente estén entre las nominadas a los premios de la Academia Europea), y que viene de ganar la Espiga de Oro en Valladolid, el Premio Un Certain Regard en Cannes, y de ser la cinta seleccionada por su país para competir en los Oscar, cuenta la historia de dos hermanos, que viven uno al lado del otro, dedicados a la cría de corderos en una región rural de Islandia. A pesar de que llevan cuarenta años sin hablarse, cuando por una plaga llega la amenaza de la obligación de exterminar a todas las ovejas de la zona, tendrán que limar sus diferencias para salvar su medio de vida.
Muy interesante, con magníficas interpretaciones y momentos demoledores, la película se recrea en unos paisajes únicos que dejan sin respiración salpimentados con otros deliciosamente irónicos.

 

Deja un comentario