Afrontando la recta final

SEFF 2015

Crónica 6 Juan Antonio Hidalgo

academia de musasInteresantísima propuesta la que nos trae José Luis Guerín, uno de los más reputados directores de nuestro país con esta La academia de las musas, segunda película española de la sección oficial. La historia toma como punto de partida las clases del profesor Raffaele Pinto en la academia del título (sí, existe en la realidad) en la que discute con sus alumnas y alumnos (ellas son mayoría, y en el filme ellos prácticamente ni hablan) sobre la Divina Comedia de Dante, o la obra de Garcilaso, entre otras obras, y cómo las musas son las responsables de regenerar la poesía, y a través de ella, el mundo.

Centra el avance de la historia en largos diálogos y discusiones en clase y, fuera de ella, entre los alumnos, entre alguno de estos y el profesor, y entre este y su mujer. A través de ellos vemos la evolución de los personajes, cómo mueven su postura inicial, y cómo se mueve su puesto en la relación que estaba prestablecida en un principio. Desde las imágenes iniciales en las que el profesor plantea sus tesis (polémicas en alguno de los casos) hasta una resolución en la que las tesis de los personajes femeninos van destrozando las ideas iniciales y demostrando el patetismo del profesor.

Visualmente tiene algunos aciertos que ayudan a que no te despistes en elementos accesorios. Leves notas de ubicación temporal indican el paso del tiempo (nos indica así cómo evolucionan las ideas, las tesis desarrolladas a lo largo de la trama, y evitan distraer la atención de elementos intrascendentes), porque el espacio importa poco. Son numerosas las escenas en las que la ciudad es percibida a través de reflejos en los cristales (las ventanas del coche, las de la casa del profesor -quedándose la cámara siempre fuera, para no interferir en su privacidad-…) Esto es porque la película está interpretada por actores no profesionales. Y es que, aunque el profesor es realmente profesor, su mujer es su mujer, su alumna fue su alumna, la otra alumna que tuvo la idea de la academia fue la persona que tuvo la idea de la academia… aunque todas estas cosas son ciertas, lo que se cuenta es ficción. Ese es el juego al que juega (y con acierto) Guerín.

Cinta muy premiable, no es nada descabellado pensar que acabará llevándose alguno de los galardones principales.

Si Louis Garrel inauguró el certamen el pasado viernes, ayer le llegó el turno a su padre, Philippe Garrel, que también compite en la sección oficial con su última película, L’ombre des femmes (In the shadow of women), cinta que demuestra que el que tiene verdadero talento es el padre. Nos cuenta aquí una historia de infidelidades, y de cómo se ve de un determinado modo dependiendo de quién sea el infiel y quién el engañado. Pierre es un realizador de documentales casado con Manon, con quien trabaja codo con codo. Un día conoce a una becaria del estudio, Elisabeth, con la que empieza una relación. Aunque tampoco quiere abandonar a su mujer. Una tarde, por casualidad, Elisabeth descubre en un bar que Manon también tiene un amante. Cuando se lo cuenta a Pierre, este pierde los papeles.

Garrel rueda con extremada sutileza y elegancia este drama en el que también pueden notarse dosis de ironía que lo impregnan todo. Con un maravilloso blanco y negro, y una acertadísimas interpretaciones, entre las que destaca una magnífica Clotilde Coureau, Garrel recuerda por momentos al cine de Truffaut, mostrando las inseguridades del hombre, que exige lo que no es capaz de ofrecer.

La cinta está dirigida por una voz en off omnisciente que, si bien guía y ayuda a comprender aún más lo que está ocurriendo en el interior de las cabezas de los protagonistas, puede despistar en otras ocasiones.

las 1001 noches parte 2La tercera película a concurso de ayer fue la segunda entrega de la libérrima trilogía del portugués Miguel Gomes Las 1001 noches. El desolado. En teoría esta debería ser la mejor de las tres, y en palabras del propio Gomes, es la parte central, el corazón de la misma. Además de que es la cinta seleccionada por la academia portuguesa de cine para participar en los Oscar. Pero lo cierto es que esta segunda tiene el mismo problema que los que ya mencionábamos ayer de la primera. Visualmente es portentosa por momentos, y en otros resulta más bien austera. Hay veces que es imaginativa, bizarra incluso, llegando a pasarse de la raya en varias ocasiones. Las historias que se cuentan aquí son solo tres, muy pocas para los 130 minutos de duración, lo que hace que haya muchos momentos vacíos y otros tantos reiterativos. No todos los capítulos son de temática tan social como los de la primera entrega (o, al menos, no todo el rato), y algunos como el segundo llegan a agotar.

Ya de forma más breve, dentro de Las Nuevas Olas (No Ficción), vimos The Event. Documental dirigido por Sergei Loznitsa utilizando únicamente material de archivo que ha montado como si fuese propio en el que muestra qué ocurrió en los días en los que la vieja guardia del comunismo intentó un golpe de estado en 1991, lo que se conoció como “putsch”. Aquello fueron los últimos coletazos del viejo régimen y, tras su fracaso, supondría el colapso definitivo de la Unión Soviética.

Tiene momentos donde la tensión se palpa y se siente en el ambiente. Las gentes en la calle, por ambos bandos, esperaba un desenlace, y se puede ver cómo ambas secciones comparten los mismos lugares y preocupaciones semejantes. Interesante, aunque tampoco aporta mayor información, ya que, si bien es cierto que las imágenes no se habían visto, sí se había contado todo.

Belluscone.-Una-storia-siciliana-Imagen-1Finalmente, en la sección Focus Europa: Contra-Comedia vimos la divertidísima Belluscone. Una storia siciliana, de Franco Maresco. Un documental absurdo y ridículo, pero magnífico. No es contradictorio. Es que lo que se cuenta es tan bizarro que no te puedes creer que sea cierto, pero sí que lo es. Al menos en parte. La intención del director al adentrarse en tierras palermitanas es demostrar las conexiones de Silvio Berlusconi con la mafia siciliana. El director se topa con un promotor de cantantes neomelódicos que triunfan en fiestas de barrio, que es el que vehicula todo el metraje. Vemos actuaciones risibles, entrevistas incómodas, y mucha sátira.

Tiene aciertos maravillosos, momentos (muchos) hilarantes, es todo tan esperpéntico que no puede ser real. Pero sí, sí que lo es. Y, seguramente, lo que pienses que es verdad sea lo que es inventado. Fantástica.

Deja un comentario